Inma y Paco son pura vitalidad, tan jóvenes, tan enamorados…, es inevitable mirarlos y que se te escape una sonrisa.

Las fotos es una asignatura pendiente que tenía Paco, aunque creo que la ha superado con nota. Así que en todo momento, Inma le decía palabras bonitas, le acariciaba, le sonreía y le miraba de una forma tan bonita y tan especial, que todas los clicks sonaban “love”!!!

Queda pendiente, una vueltecita y una tarde tan divertida como ésta. Muchas gracias amigos!!!!!!