Qué boda más chula y divertida fue la de Carmen y Pepe. Llena de detalles y de momentos sencillos e imborrables que reflejaba muy bien como son ellos y las personas que les rodean. Aquí, como pasa siempre la novia fue la más madrugadora, que nos esperaba bien temprano junto a su elegante vestido de la colección de AIRE y todos sus pequeños sobrinos que nos hicieron reír por toda su espontaneidad y frescura, a medida que Carmen se iba poniendo más y más guapa.

Pepe, aunque dice que estaba más nervioso, tuvimos que sacarlo literalmente de la ducha, será por eso de la confianza, que le costó cumplir los horarios, pero da igual, en su familia todos los momentos siempre son bonitos y entrañables.

La ceremonia se realizó en su Parroquia de Nuestra Sra. De la Paz, en Chilluévar y la fiesta se llevó a cabo en el  Complejo de Aguas Blanquillas de Torreperogil, en donde no faltaron las risas, los momentos emotivos, las bonitas miradas entre ellos y las muestras claras de que están hechos el uno para el otro.

Tengo especial cariño por ellos y por un pedacito de su familia, son muchos los buenos momentos que hemos pasado juntos y estoy tremendamente agradecido porque contaran con nosotros para reflejar su historia.