O casi un día en las carreras, Aida y Jesús querían algo diferente para las fotografías de su preboda, y decidieron acercarse a La Tiza, un lugar que está ahí al lado, dónde los caballos son sus protagonistas.

Allí, Vicente nos trató de maravilla,  puso a nuestra disposición todos sus rincones y sus preciosos caballos , y donde disfrutamos de su pasión y pasamos una tarde de lo más divertida.

Os dejo con un día de los más lluviosos de esta primavera,  y con un único lugar  donde  el cielo nos concedió la libertad  para jugar con estos magníficos animales y mostrar una luz de lo más increíble. No hubo carreras…  pero si un dejarse llevar por el entorno y por el amor que se tienen el uno por el otro.