Me encanta fotografiar a gente como Elena y Jose, super entusiastas y dispuestos a todo, interesados por nuestro trabajo y participes de todo. Su trash fue surgiendo en nuestros distintos encuentros, el colofón a la fiesta de su boda y a sus fotografías.

Esa tarde no es que parecieran modelos, eran modelos. Se encontraban naturales y relajados ante la cámara, y eso se notó en los muchos clics buenos que hicimos. Muchos abrazos Elena y Jose, y muchas gracias por dejadnos conoceros un poquito más.