Ya queda muy poquito para la boda de Gema y Raúl, para que llegue un bonito día y den un pasito más en su vida en común.

Conozco a Gema de hace ya unos años, y que alguien tan cercano te pida que compartas con ella esos momentos, y que los reflejes en el tiempo a través de tus fotos, de tu visión de esos momentos, es algo precioso. Sientes un plus en tu trabajo, en la responsabilidad de ese día, aunque es algo que siempre siento el día de una boda, se intensifica.