Natalia y Sergio son una pareja encantadora, muy enamorados el uno del otro, dispuestos a colaborar y muy receptivos a todo lo que se les propone.

Empezaron siendo clientes, pero siento que tengo una relación muy especial con ellos y cuando les hago fotos los veo más como amigos que cualquier otra cosa.

Sus fotos de boda fueron entre Fuensanta y Martos. Una boda llena de muchos amigos y de personas estupendas cuyo propósito fue que no faltaran las sorpresas y los momentos especiales.

Muchas gracias a los dos por asignarme el papel de contar este día tan especial. Por esas miradas tan especiales, por hacerme tan fácil mi trabajo y por ser tal y como sois.