Almería me apasiona, su luz, su color dorado, esos paisajes desérticos me hipnotizan, las aguas cristalinas, sus calas… el aire cálido en tu rostro. Es algo que no me cansa y que me reconforta, siempre me traigo gratos recuerdos y nuevos amigos, buenos momentos. Estas son las fotos del trash the dress que hicimos con Raquel y Sergio, en un fin de semana lleno de luz y color. Sé que volveré pronto a Almería, quizás a realizar más fotografías o no, pero sé que siempre volveré a sentir esa sensación de paz y libertad, tumbado en su arena.