Novio enfocado con flare y la novia en segundo plano desenfocada

Novio desenfocado en primer plano y novia enfocada detrás

Novia entre la sombra y la luz del sol en un bosque de pinos

Novia entre los arboles y la luz del sol

Novios abrazándose en una fotografía de boda de Jose Miranda en Jaén

Virgina&Fran. Fotografía de boda en Jaén.

Virginia&Fran son dos locos. Dos locos enamorados de la vida, de su buenos momentos. de pasar el tiempo disfrutando de lo que tenemos a nuestro alrededor, de las peronas que tienen cerca y de acordarse de los que tienen un poco más lejos. De los que siempre llevan en el corazón .

Locos por contratarme a mí, otro loco, otro loco fotógrafo que vibra con cada emoción. Son dos locos que se quieren con locura, que aman la vida tanto como el uno al otro. Que no desperdician ningún momento para disfrutar. Para pasar un buen rato entre amigos y reirse de todo  lo humanamente posible. Daros un paseo por su pedacito de web, para ver la chirigota que organizan en los carnavales de su pueblo. Un precioso pueblo que vela por los campos de Jaén, Porcuna, la antigua Obulco.

Si no habéis caminado por su paseo, desde donde se divisa la inmensidad del verde de Jaén. Si no habéis visitado su casa de la piedra, o subido a la Torre de Boabdil.  O si no habéis visitado su Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, donde Virginia y Fran se dieron el sí quiero, merece la pena perderse unas horas por Porcuna.

Con Virgina y Fran hemos pasado momentos muy bonitos, una preboda llena de amor y un enlace que prepararon con mucho mimo, con muchas ganas de que en su boda no faltara ningún detalle, ni nadie.

Su familia nos hicieron sentir como en casa desde el momento en el que los conocimos. Y esta sesión de post-boda, estas fotografías nos emocionan y nos entristecen al mismo tiempo. Es algo que siempre nos pasa. Son ya muchas parejas las que han confiado en nosotros para algo tan importante como son los recuerdos de su boda. Por que la fotografía es eso, recuerdos.

Nos entristece el sabor a despedida, a trabajo terminado, pero nos encanta considerar a Virgina y Fran como dos amigos más. Aunque estén lejos, aunque no nos veamos, a los amigos siempre los llevamos en el corazón.